jueves, 20 de julio de 2017

Experiencias Residentes PIR, 7 : Las guardias en Urgencias

¡¡Hola de nuevo a tod@s!! Hoy voy a dedicar estas líneas a contaros otro de los aspectos más llamativos de mi residencia: las guardias en Urgencias.


Hace pocos días, me embarcaba en esta nueva y desconocida aventura… Me habían contado muchas cosas sobre ellas, sobre lo que hacíamos nosotros, cuál era nuestra función, experiencias personales… pero al final, en Urgencias cada día es diferente al anterior y cuando comienzas tu turno, no sabes muy bien qué te deparará.

Quizás alguno de vosotros no lo sabéis, pero actualmente no hay Psicólogos Clínicos trabajando en este servicio, por lo que esta parte de nuestra Atención Continuada (por explicarlo brevemente, son todas aquellas horas que hacemos por la tarde y que se distribuyen de muy diversa forma según hospitales y año de residencia), rotamos con Psiquiatras. Concretamente, en mi hospital en cada guardia de Psiquiatría hay: un Psiquiatra Adjunto, 2 MIRES y 1 PIR.

En primero, tenemos una guardia a la semana, el día suele estar prefijado de antemano y el horario de los PIRES es de 15:00 a 22:00 horas (a nuestros compañeros MIRES, aún les quedan bastantes horas por delante cuando nosotros nos marchamos).

¿Cómo fue mi primera guardia? Pues bien… fue algo caótica. No sé si habréis estado en el Hospital Clínico San Carlos, pero yo después de casi dos meses aún sigo perdiéndome y eso que ¡todavía no conocía el laberinto de Urgencias! A las 14:15 comenzó la yincana: ir a un ala del hospital en busca de la sala para fichar, bajar a la cafetería a comer, ir a otro ala la sala A, a la planta de Hospitalización… Un no parar, menos mal que mis compañeros me iban guiando en todo estos recorridos.

Además de las diferentes salas, ese día también tenía que familiarizarme con las llamadas al busca, los ingresos, las solicitudes de pruebas, los programas informáticos y el ritmo frenético de la atención, pero sobre todo, con los propios pacientes. Si bien he de reconocer que nuestro papel en las guardias es más bien de acompañante, ya que el peso final recae sobre los psiquiatras, de momento en mi experiencia me he encontrado con compañeros que trataban de hacerme partícipe y que me animaban a intervenir y opinar sobre los casos.

Una de las mayores ventajas de pasar por Urgencias es poder observar a los pacientes en fases agudas y con sintomatología muy florida en algunos casos (episodios de manía, alucinaciones, delirios, ideas e intentos autolíticos, casos de heteroagresividad…), lo cual en conjunción con todo lo que aprendemos en el CSM por las mañanas, te permite formarte una visión mucho más rica y completa de los diferentes trastornos. Sin duda, esta era una de las cosas que más llamaba mi atención antes de comenzar la residencia (y creo que la de la mayoría), el poder ver al fin muchos de los síntomas, fenómenos, trastornos… que estudiamos en asignaturas como Psicopatología.

Si tengo algo claro es que, aunque habrá muchas más, nunca olvidaré mi primera guardia ni cada uno de los casos que vimos esa tarde y que me dieron la oportunidad de seguir aprendiendo.
Ojalá dentro de un año, algunos de vosotros estéis tan ilusionados al compartir vuestra experiencia y comprobar que todo el esfuerzo se ve enormemente recompensado.

Muchísimas gracias por leernos y MUCHÍSIMO ánimo con vuestro estudio, CADA DÍA ESTÁIS UN POCO MÁS CERCA DE VUESTRO SUEÑO.


laura pérez, residente PIR

martes, 18 de julio de 2017

Evaluación de la Credibilidad: Detección de Mentiras

                            Por Dr. Juan Jesús Muñoz García, Profesor de Psicología Clínica de CeDe




La evaluación de la credibilidad y/o la detección de mentiras en el campo de la psicología forense puede realizarse mediante tres tipos de  indicadores como son los psicofisiológicos, los conductuales y los verbales.  Los psicofisiológicos son analizados básicamente mediante el polígrafo.  En relación a los indicadores conductuales hay incluso diferentes enfoques y paradigmas teóricos como son  la llamada aproximación de los canales y  la de los indicadores discretos. Asimismo, existen diferentes técnicas para el análisis de las declaraciones verbales: el análisis del contenido de la declaración basado en criterios (Criteria Based Content Analysis, CBCA) que forma parte del análisis de la realidad de las declaraciones (SRA – Statement Validity Assessment, SVA -) y la teoría del control de la realidad (Reality Monitoring, RM).

Los resultados obtenidos en la evaluación de la credibilidad a través de los indicadores psicofisiológicos, conductuales y verbales permiten obtener una serie de conclusiones recomendables para la práctica de la psicología legal y forense. Los estudios con el polígrafo tienen un problema importante. Se parte de los registros de la actividad autonómica, siendo una mayor amplitud en los mismos el índice revelador del engaño. Sin embargo, este registro autonómico constituye una importante fuente de error debido a que variables como la ansiedad de los sujetos participantes podrían alterar considerablemente los resultados. Hay diferentes técnicas poligráficas, a saber, CQT (test de preguntas control), GKT (test de conocimiento culpante),  RCT (test del control relevante), PCT (test del control positivo) y DLT (test de la mentira dirigida).  Las dos primeras son las más utilizadas en criminología.  Sin embargo, las técnicas no son todo lo precisas que sería deseable. Así, el CQT registra un elevado porcentaje de falsos positivos (inocentes clasificados como culpables). Sin embargo, el GKT es un adecuado detector de la verdad (no daría falsos positivos) pero registraría un porcentaje elevado de casos en que se cataloga como inocentes a culpables (falsos negativos). Pese a resultados esperanzadores en algunas investigaciones con un 100% de efectividad en la detección del engaño mediante la combinación de diferentes métodos como PCT y el CQT, la investigación poligráfica adolece de duras críticas. Además, los resultados del polígrafo son alterables disminuyendo la respuesta fisiológica a preguntas relevantes, aumentando la respuesta fisiológica a preguntas control y disminuyendo la reactividad fisiológica; algo que saben hacer muy bien las personas con rasgos psicopáticos.

En cuanto a la evaluación de la credibilidad atendiendo a indicadores conductuales los resultados se inclinan hacia el contenido verbal como la mejor fuente para detectar la verdad y la mentira de las declaraciones, si bien otros resultados ponen esa afirmación en duda. Cabe destacar a Ekman y Friesen, quienes señalan la posibilidad del ser humano de ejercer un mayor control sobre determinadas partes del cuerpo. El rostro se mostraría como la zona más controlable del cuerpo, lo cual no deja de ser paradójico ya que es la parte en la que más tendemos a fijarnos para detectar el engaño. Por tanto, tenderíamos a facilitar  con nuestro supuesto conocimiento de la mentira el que nos engañasen. Para detectar el engaño atendiendo a indicadores conductuales en el rostro, Ekman y Friesen crearon el Sistema de Codificación de la Acción facial (Facial Action Coding System, FACS). Sin embargo, pese a sus esperanzadores resultados, tanto el FACS como su versión abreviada EMFACS conllevan una dificultad importante. El examen a través del FACS de un  minuto de conducta lleva unos 100 minutos de minucioso trabajo, mientras que con el EMFACS el tiempo se reduciría hasta los 10 minutos, lo cual no deja de tener un elevado costo temporal que dificulta sus posibilidades de aplicación.

La mejor variable para detectar el engaño es atender al contenido verbal del discurso y obviar el rostro (exceptuando las consabidas expresiones micro-faciales). La realidad, sin embargo, es muy distinta.  En un juicio con jurado popular, el testigo declara en presencia del jurado quién, en su mayoría, juzgará la veracidad de la declaración atendiendo a las claves faciales. Llevando el resultado al extremo, lo ideal sería que para evaluar la credibilidad se accediese sólo a la declaración grabada en cinta radiofónica del testimonio, factor que incrementaría notablemente la precisión en la evaluación de la posible veracidad del testimonio. El SVA fue creado para la evaluación de la credibilidad de los testimonios de niños que declaraban haber sido objeto de abuso sexual. La aproximación RM muestra como los recuerdos de acontecimientos percibidos están provistos de mayores detalles sensoriales y contextuales que los acontecimientos imaginados, donde predominaría la información referida a operaciones cognitivas. Citando datos, el SVA y/o el CBCA encuentran resultados entre el 60%y el 90,9%.


A modo de conclusión general, parece que lo más adecuado sería disponer de la mayor cantidad de información posible. La investigación existente avalaría una mayor precisión en la detección de mentiras (evaluación de la credibilidad) utilizando el polígrafo junto a información comportamental (comportamiento no verbal)  y aplicando los criterios CBCA y RM.

Artículo para ampliar información
Muñoz, J. J., Navas, E. y Graña, J. J. (2004). Evaluación de la credibilidad mediante indicadores psicofisiológicos, conductuales y verbales. Anuario de Psicología Jurídica 2003, 13, 61-86.

jueves, 13 de julio de 2017

Experiencias Residentes PIR -6- La formación de los PIRES L-3





Hace pocos días, Bárbara os contó cómo era la formación en Cataluña. Hoy yo voy a hablaros de cómo es este aspecto en el Hospital Clínico San Carlos (HCSC), porque a pesar de que existen ciertos puntos en común, también hay otros diferentes.

En primer lugar, os voy a explicar cómo se estructura, antes de entrar en más detalle sobre mi experiencia. En el HCSC la docencia tiene lugar todos los miércoles en horario de 9:00 a 15:00 horas las aulas que hay destinadas para ello en el propio edificio del hospital y dividiéndose en dos partes principales, 

        1º) Docencia específica PIR y 
       2º) Docencia común MIR-PIR, la cual se organiza de la siguiente forma: sesión monográfica,     psicoterapia y sesión clínica.

Mi primera docencia fue el día 31 de mayo y desde entonces, he tenido la oportunidad de disfrutar de este espacio formativo durante cuatro miércoles más, ya que en verano se interrumpe hasta octubre. El primer día me encontraba perdidísima, porque no sabía exactamente cuál sería la dinámica que seguirían, pero poco a poco con ayuda de mis compañeros he ido familiarizándome con el servicio y encontrando mi sitio (también a nivel espacial, que aún sigo perdiéndome por el hospital).

Respecto a la docencia exclusiva de los PIRES, se trata de un espacio en la que se realizan diferentes actividades como organización de la atención continuada, supervisión de casos, exposición de rotaciones externas, a la que viene gente de otros hospitales que han dedicaron su periodo de rotación externa a lugares que son de nuestro interés (Argentina, EEUU…) y comparten con nosotros cómo fue su experiencia, cómo se trabaja allí, cuál era su papel como psicólogo residente, etc… La verdad es que esta parte te permite disfrutar de un pequeño espacio de tiempo con tus resis mayores, compartir dudas e inquietudes y seguir conociéndolos (sobre todo a nivel personal), ya que al estar cada uno en su rotación, puede resultar difícil verse tan a menudo como nos gustaría.

En cuanto a la docencia común, las horas dedicadas a la sesión monográfica, por lo general, consisten en una pareja de residentes (2 MIR o 2 PIR) que presentan algún tema sobre el que han hecho una revisión bibliográfica, reservándose al final un tiempo para dudas, comentarios, opiniones… Durante estas semanas, se han realizado sesiones muy diversas, desde El hombre de las ratas de Sigmund Freud (del que elaboraron una síntesis genial) hasta un análisis psicológico de la película Into the wild, llevado a cabo por uno de mis PIRES mayores y que me gustó tantísimo que probablemente comparta dentro de poco con vosotros algunas de las ideas que se barajaron ese día (si no la habéis visto, ¡¡¡os la recomiendo!!!).

La parte de Psicoterapia es la más estructurada, ya que es la única que es impartida por psicólogos y psiquiatras adjuntos pertenecientes al HCSC y otros profesionales pertenecientes a otras instituciones. Está planificada por trimestres, de manera que el último ha estado destinado a Psicoterapia Grupal. Estos meses se han realizado sesiones teórico-prácticas de diversos enfoques sobre los grupos en psicoterapia (cognitivo-conductuales, psicodinámicos, sistémicos, multifamiliares…) y sobre diversas temáticas (problemas interpersonales, trastorno mental grave…).

 A mi particularmente me han encantado, ya que siempre es bueno conocer diferentes puntos de vista y distintas formas de trabajar de grandes profesionales. Además, algunos de los que yo he podido disfrutar han sido muy experienciales, con role-playing tanto estructurados, con diálogos más preestablecidos, como más “abiertos”, en los que se daba información a algunos residentes sobre el patrón de personalidad y funcionamiento de la persona a la que tenían que interpretar y tenían que improvisar cómo serían esas personas en el contexto de un grupo terapéutico, a la vez que otros residentes hacían el papel de co-terapeutas. Todo esto, concluía con un feedback sobre el papel del terapeuta.

Por último, las sesiones clínicas consisten en la exposición de un caso por parte de un residente con la ayuda del adjunto de la rotación a la que pertenece el caso presentado. La justificación de la presentación del caso suele ser o bien la relevancia clínica, o la falta de consenso en algunos casos sobre el diagnóstico o el tratamiento a seguir. Aquí existe una diferencia bastante llamativa entre las sesiones PIR y MIR, ya que los MIR suelen incorporar al paciente que presentan de algún modo en la sesión (de forma presencial, a través de vídeos…).

Y como no todo iba a ser trabajo, cuando se acaba la docencia aprovechando que estamos la mayoría juntos… ¡¡a tomar algo y comer, para seguir haciendo piña!!

Muy pronto os contaré como están yendo mi atención continuada y mis guardias por Urgencias, pero hasta entonces os deseo muchisimo ánimo y recordad: ¡¡vosotros podéis con todo!!

laura pérez, residente PIR

MODIFICADO Calendario simulacros curso PIR CEDE 2017.



Teniendo en cuenta las opiniones de alumnos de las diferentes sedes realizaremos cuatro simulacros presenciales en todas las sedes donde damos clase (Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Málaga, Granada, Valladolid y Murcia).
Dos simulacros del curso cambian de fecha trasladándose a sábados para realizarlos en el mismo horario que el examen oficial.
Podrán asistir todos los alumnos de CEDE matriculados en este curso presencial y a distancia.
* Confirmar asistencia en e-mail a alumnos@cede.es
A continuación os mostramos el calendario definitivo de los simulacros PIR CEDE: 
- 14 Junio 2017 (presencial en aulas de Madrid de 09:00 a 14:00 y CedeExam)

- 19 Julio 2017 (presencial en aulas de Madrid de 09:00 a 14:00 y CedeExam)

- 13 Septiembre 2017 (presencial en aulas de Madrid de 09:00 a 14:00 y CedeExam)

- 18 Octubre 2017 (presencial en todas las sedes CEDE de 09:00 a 14:00 y CedeExam)

- 8 Noviembre 2017 (presencial en aulas de Madrid de 09:00 a 14:00 y CedeExam)

- 22 de Noviembre 2017(presencial en todas las sedes CEDE de 09:00 a 14:00 y CedeExam)

- Sábado:16 Diciembre 2017 (presencial en todas las sedes CEDE de 16:00 a 21:00 y CedeExam) ** Cambio de día

- Sábado: 13 Enero 2018 (presencial en todas las sedes CEDE de 16:00 a 21:00 y CedeExam) ** Cambio de día

- 17 Enero 2018 (presencial en aulas de Madrid de 09:00 a 14:00 y CedeExam) 
Os recordamos que una de las claves para obtener plaza PIR es la realización de simulacros.
Si no estás matriculado aún estás a tiempo de adquirir CedeExam:
Saludos y ánimo!

miércoles, 12 de julio de 2017

Perfilando la Piromanía

                             Por Dr. Juan Jesús Muñoz García, Profesor de Psicología Clínica de CeDe



En junio, julio, agosto y septiembre de 2012 F.J.M.M. provocó 24 incendios en Mallorca y Menorca. Ante el juez se definió como un amante de la naturaleza y de la supervivencia. Llegó a vivir en una cueva situada en un bosque de Mallorca durante las temporadas invernales. En esa cueva se encontraron velas así como otros enseres y útiles que daban cuenta de la veracidad de su relato. En su declaración F.J.M.M. admitió sentir impulsos irrefrenables por prender fuego. Estas ideas se habían convertido en una obsesión imparable aunque, paradójicamente, toda vez que veía el fuego señalaba sentirse mal y abandonar la escena del delito. No hablaba de premeditación pero sí comprobaba en las noticias, al día siguiente, lo que había generado. En su historial psiquiátrico constaban antecedentes de ansiedad y depresión. Otros aspectos claves de su relato eran su trabajo en una empresa que  se dedicaba a las actividades forestales así como su conocimiento en senderismo y medioambiente. Este pirómano fue condenado y de su vida personal se supo que tenía una relación duradera con una mujer que había sido madre soltera de dos hijos mayores de edad. Ante ella se mostraba como una persona con especiales habilidades como su capacidad para saber cortar troncos de árbol de una forma específica, su habilitación para conducir helicópteros o unas anormales habilidades para la conducción de vehículos a motor (coches y camiones). Su trabajo como brigadista para una empresa especializada en labores de mantenimiento de zonas naturales le proporcionó conocimientos idóneos para su conducta pirómana que consistía en esconder una vela entre unas ramas y matorrales regando con parafina la zona para poder huir rápidamente. Esta persona tenía un diagnóstico previo de esquizofrenia (no relacionado con los hechos) y cobraba una pensión. Se caracterizaba por pocas relaciones sociales y su relación sentimental pasaba continuamente por altibajos.

El ejemplo de F.J.M.M. muestra, con total nitidez, el perfil habitual de un pirómano frente a un incendiario. Los incendiarios son personas que provocan incendios inmersos en la premeditación o afán de lucro, si bien pueden darse casos de negligencia o descuido.  Frente a estos, los pirómanos actúan de forma intencionada pero en respuesta a un descontrol de los impulsos y/o a un deseo irrefrenable de quemar pese a saber lo que hace y las posibles consecuencias. Los datos oficiales en España muestran que un 78% de los incendios son organizados y/o planificados desde la óptica de un incendiario. Apenas un 10% tendrían el origen en la piromanía.

La pregunta que surges es cómo es el perfil criminal de los pirómanos. Obviamente, y como ya se ha señalado, nos movemos en el descontrol de los impulsos. Son personas con mucho interés por el fuego (p. e.: pirotecnia, cercanía a bomberos, retenes anti-incendios, etc.). Hay una necesidad imperante de llamar la atención que puede mostrarse a través de provocar falsas alarmas de incendios. Como características de personalidad destacan la egolatría, manipulación y otras conductas de carácter parasitario. Amantes de la búsqueda de sensaciones y/o del riego suelen revelar una inestabilidad emocional y no son infrecuentes los antecedentes ansioso-depresivos. No son extraños los nervios y ansiedad tras haber cometido el acto pirómano. Otros elementos del perfil son su habitual edad entre los 20-50 años. Es raro que tengan estudios superiores y suelen tener algún tipo de dificultad intelectual y/o CI bajo en el contexto de normalidad. El alcohol es la sustancia adictiva más presente en sus vidas y suelen estar vinculados a equipos de voluntariado, protección civil o empresas dedicadas a temas vinculados con el fuego.

Volviendo a F.J.M.M., en su cadena de incendios destacaba un marcado carácter compulsivo. Uno de sus días más activos fue el 19 de agosto de 2012, fecha en la que incendió tres zonas diferentes. La baja autoestima también subyace a las actuaciones de estas personas que, de alguna manera, buscan sentirse importantes realizando sus actos. Normalizan la manipulación del fuego e incluso se atribuyen fines de justicia social (p. e.: combatir la tala masiva de árboles). En el fondo subyace un sentimiento de omnipotencia y una ideación obsesiva que responde a sus frustraciones y desajustes emocionales, su mal rendimientos escolar/profesional y posibles defectos  físicos causantes de complejos que contrarrestan con sus acciones dirigidas a llenar su vacío existencial, frustración y necesidad de sentirse importantes.

Curiosamente, cuando el pirómano es detenido se muestra colaborador con las autoridades. El propio F.J.M.M. detallaba sus acciones con el como y donde de la manipulación de rollos de papel higiénico para facilitar la propagación del incendio. En este caso fue detenido sin confesión, pero no es infrecuente confiesen buscando notoriedad.

Tirando de la sabiduría de Confucio, me gustaría decir al pirómano no pretendas apagar con fuego un incendio, ni remediar con agua una inundación. Apagar sus frustración interna con el fuego no hace más que avivar la llama de su baja autoestima y conducta al margen y/o contra de la sociedad. Al final, quien juega con fuego se quema.

Links para ampliar información
 Geller JL, Erlen J, Pinkus RL (1986). A historical appraisal of America´s experience with “pyromania” –      diagnosis in search of a disorder. National Institutes of Health.

martes, 11 de julio de 2017

Consideraciones a tener en cuenta para la convocatoria PIR 2017



Salvo imprevistos de última hora, el examen tendrá 225+10 preguntas con 4 respuestas cada una.
 
Se espera que se inscriban a las pruebas, 4.250 psicólogos.
 
De los que se inscriben no todos son admitidos (- 2 % aproximadamente).
De los que son admitidos alrededor del 13 % no se presentan. En la convocatoria anterior de las solicitudes
presentadas por el turno libre 4080 no se presentaron 512, por lo que el examen lo realizaron 3573 psicólogos.
 
La convocatoria está prevista para mediados de Septiembre y el plazo de solicitud hasta primeros de octubre.

 
MUY IMPORTANTE : Ir preparando la documentación

DOCUMENTACIÓN
Modelo 790 de solicitud debidamente cumplimentado, firmado y validado por la entidad bancaria (no está disponible hasta que salga la convocatoria, se descarga por Internet os facilitaremos el enlace).
- Los aspirantes que ostenten nacionalidad española aportarán fotocopia compulsada del D.N.I. El resto de aspirantes consultar Convocatoria.
- Fotocopia compulsada del título de Licenciado/Graduado o del recibo de abono de las tasas para la expedición del mismo, o la Resolución de reconocimiento u homologación en el caso de títulos obtenidos en el extranjero. Los aspirantes deberán haber obtenido su título universitario, antes de que finalice el plazo de presentación de solicitudes.
- Fotocopia compulsada de la Certificación Académica Personal en la que figurarán las calificaciones obtenidas en los estudios de grado/licenciatura, la fecha de finalización de los mismos y la fecha de abono de los derechos de expedición del correspondiente título.
- La calificación de la tesis doctoral de los aspirantes (en caso de tenerla), se acreditará mediante Fotocopia compulsada del anverso del título de doctor, donde figure la calificación obtenida en dicha tesis.
- Los aspirantes que hagan constar en su solicitud que participan por el turno de personas con discapacidad deberán acreditar que tienen tal consideración legal por tener reconocido un grado de discapacidad igual o superior al 33%

 
Mientras tanto a seguir estudiando y practicando exámenes y simulacros (CedeExam)
Os dejamos las bases de la convocatoria pasada.

  

viernes, 7 de julio de 2017

La formación, las tutorías y tus “R mayores”. B3



               En esta ocasión os plasmaré varios aspectos de los que me gustaría hablaros y de los que me he dado cuenta, con lo poquito que llevo de la residencia, que son fundamentales: la formación, las tutorías y tus “R mayores”.

            Durante la residencia las horas de práctica superan enormemente las horas de teoría, pero estas últimas, a pesar de habernos preparado muchísimo a nivel teórico con el examen del PIR, son esenciales.
              En el caso de Cataluña, el primer año todos los miércoles por la tarde tenemos formación todos los pires de dicha comunidad. Os puedo decir poco sobre estas sesiones porque comienzan en Septiembre así que para ese entonces os informo. A parte de esta, que es a nivel general de la comunidad, cada hospital imparte su propia formación, y esta sí se inicia desde el principio de la incorporación.
            Voy a hablaros de la dinámica que sigue mi hospital para impartir la formación, que si no tengo mal entendido es similar a la mayoría (en cuanto a funcionamiento). La formación se imparte mediante las sesiones clínicas, en mi caso hay dos tipos diferentes: las llamadas sesiones MIR-PIR, que están destinadas a los residentes de salud mental del primer año y son impartidas por residentes mayores (MIR-PIR) y las sesiones clínicas del servicio de psiquiatría a las que asiste desde el jefe de servicio hasta el residente de primer año y pueden estas impartidas por un residente mayor, por un profesional del área externo al hospital, por un profesional del hospital, etc.
              Todas ellas se realizan el primer y tercer miércoles de cada mes, se destina toda la mañana de dicho día. La  asistencia a todas las sesiones clínicas es obligatoria ya que se considera esencial dicha formación para una óptima evolución como profesionales de la salud mental durante toda nuestra residencia.
                Otro aspecto muy importante es el referido a las tutorías. El tutor es el encargado de hacer tu seguimiento durante los cuatro años de la residencia. Yo he tenido ya varias tutorías; las dos primeras fueron destinadas a presentación y explicación de funcionamiento del hospital así como exposición del itinerario de la rotación (meses que estás en cada área, atención continuada por años, itinerarios específicos del hospital, rotación externa, etc). La última que he hecho ha estado más destinada a valorar la vivencia personal; cómo está yendo, cómo te sientes, adaptación a la ciudad, cómo se llevan tantas horas de trabajo, etc. 
          En las  tutorías puedes comentar cualquier tipo de duda o inquietud que surja a nivel profesional y personal pero no me refiero a dudas del tipo “cómo hacer las cosas” ya que desde el principio siento que te dan mucha independencia, me explico, no hay que seguir ningún esquema de qué y cómo hacer, vas siendo tú quien a medida que pasan los días vas avanzando, demostrando interés e implicación en tu rotación y con el hospital, y evidentemente, eso depende de uno mismo.
         Termino citando la importancia de tener a R mayores (residentes PIR de segundo, tercer y cuarto año). Ellos son la guía, son como “el diccionario de dudas tontas y estúpidas que en un momento pueden pasarte por la cabeza”. Las ganas de ayudarte, la empatía y la comprensión que te demuestran te dan una tranquilidad inmensa para preguntar lo que sea, ellos estuvieron así, como tú, (algo perdido, a veces) hace uno, dos o tres años. En ningún momento he sentido cualquier tipo de jerarquía profesional, todo lo contrario, el compañerismo aflora entre todos. Intentamos compartir algunas horas, normalmente las horas de la comida los días de atención continuada, que en mi caso son tres a la semana.
             
 También tenemos una hora semanal los jueves por la tarde, en la que nos reunimos todos para hablar aspectos de la atención continuada (en mi hospital se ha impuesto este año) y en este espacio hacemos una puesta en común de como la va llevando cada uno, valorando las diferentes áreas de rotación, horas dedicadas a la atención continuada, etc. Siento que formo parte del equipo y son ellos quienes te contagian las ganas de defender intereses compartidos y considerados esenciales para el psicólogo residente dentro del hospital.

Os seguiré contando sobre todas estas “cosillas” tan interesantes. ¡Mucho ánimo! Espero que todo esto os motive para seguir y seguir día tras día.

“Persigue tu destino, no todo nos viene escrito”


BARBARA CITOLER NAVAL , Residente PIR